Con el morir, la vida

Los hechos se precipitaron para los muchachos en un día cualquiera. Algunos de ellos jugaron con un carrito fúnebre en los predios del cementerio Espada de La Habana, a la espera de un profesor; otro Alonso Francisco, el más joven, de apenas 16 años, arrancó una flor; algunos ni siquiera estaban en la capital el fatídico día. Profanar la tumba del periodista español Gonzalo Castañón, resultaba la culpa señalada para condenar a la pena de muerte a ocho muchachos nobles, alegres, cubanos.

2:14
Orgullo y compromiso
1:30
Inicia campaña de siembra de primavera en la provincia Granma
3:49
Miguel Díaz-Canel: Apoyar la paz es defender el derecho de cada pueblo a escoger libremente su modelo político
1:10
Andante por los caminos de la Cruzada Teatral Guantánamo-Baracoa
2:02
Destaca Hospital Provincial Carlos Manuel de Céspedes de Bayamo como centro de referencia en el territorio granmense