Recuerdos de un hombre-faro, que aún ilumina

Fidel y esos momentos en que se erigió amigo, maestro e ídolo hecho hombre están grabados a fuego en Marta Irene Arevich Marín. Rememorarlo, a 6 años de su último encuentro, refuerza la sensación de tenerlo, vivo e inolvidable, como la primera mirada que un padre dedica a sus hijos. Por Alfredo García Pimentel

3:00
Rinden tributo a los ocho estudiantes de Medicina
5:32
La primera Mipyme tunera cuenta su historia
4:28
Díaz-Canel a empresariado turco: «Podemos hacer muchas cosas juntos»
1:42
Las victorias de Fidel desde las caricaturas
3:10
Fidel, abogado de talla mayor