Con el morir, la vida

Los hechos se precipitaron para los muchachos en un día cualquiera. Algunos de ellos jugaron con un carrito fúnebre en los predios del cementerio Espada de La Habana, a la espera de un profesor; otro Alonso Francisco, el más joven, de apenas 16 años, arrancó una flor; algunos ni siquiera estaban en la capital el fatídico día.

4:17
Contaminación acústica, el mal del mundo moderno
5:44
Celebran actos municipales de graduación de la Universidad de Granma
2:21
Reconocen labor de joven doctora guisera Aliena Pérez Marichal
3:50
Inician en Granma jornada por el Día del Trabajador de la Industria Alimentaria
1:34
Continúan trabajos en inversión de Acueductos en zona norte de Bayamo