Yo tengo un sueño

Desde las escalinatas del Monumento a Lincoln en la capital norteamericana, se escuchó el 28 de agosto de 1963 uno de los discursos más extraordinarios de la historia. Era el colofón de la Marcha sobre Washington por el Trabajo y la Libertad

5:30
Díaz-Canel: En nuestra historia están las respuestas
1:00
Rendición de cuentas en Vueltabajo: búsqueda colectiva de soluciones
34:47
Bruno Rodríguez: Cuba no cederá a calumnias, a chantajes
3:31
En Camagüey, la vergüenza como arma
5:56
Se suma el INDER al ahorro energético