Yo tengo un sueño

Desde las escalinatas del Monumento a Lincoln en la capital norteamericana, se escuchó el 28 de agosto de 1963 uno de los discursos más extraordinarios de la historia. Era el colofón de la Marcha sobre Washington por el Trabajo y la Libertad

2:47
Venezuela, un saludo deportivo al 26 de Julio
4:30
Carlos Martí: “He dado todo por el béisbol en Granma”
4:54
Comienza el Guateque supremo del campesinado cubano en El Cornito tunero
2:50
Díaz-Canel: «el camino de Cuba tiene que ser el de las fuentes renovables de energía»
2:57
Conflictos transnacionales en el código de las familias