Sorteo de corazones

El emperador romano Claudio dictó una orden insólita: El imperio necesita buenos soldados. Y cuando los soldados están casados no pelean bien. Sólo piensan en su mujercita… Así que… ¡queda prohibido el matrimonio! Valentín era el joven obispo de Interamna. Conocedor de las arbitrariedades del emperador, invitó a los enamorados a venir dónde él y casarse en secreto.

2:39
Redes Irma apuesta por el liderazgo de las mujeres
3:13
Jugar con el lente de Capablanca
1:47
Finaliza con resultados relevantes campaña de vacunación antipolio en Caibarién
0:54
Pentagrama en tres momentos, canción a Remedios
1:13
Nueva aplicación móvil La Pelota sobre el béisbol cubano